Nuevas recetas

Los 50 mejores cupcakes de Estados Unidos

Los 50 mejores cupcakes de Estados Unidos


Es un hecho: Estados Unidos ama los cupcakes.

Estas lindas y pequeñas golosinas robaron nuestros corazones por primera vez a nivel nacional a principios de la década de 2000 gracias a una famosa referencia de Sex and the City. Pronto, las panaderías dedicadas solo a los cupcakes, o cupcakeries, como prefieren ser llamados, aparecieron en todo el país, y la gente vio potencial para la grandeza. Más tarde, cuando la locura de los cupcakes estalló en una industria en toda regla, se habló de una "burbuja de cupcakes" y todos especulado en cuanto a cuándo saldría.

Haga clic aquí para ver la presentación de diapositivas de los 50 mejores cupcakes en Estados Unidos

Claramente, estaban equivocados. Hoy en día, los cupcakes se han convertido en mucho más que un simple forraje para la venta de pasteles. Desde vestidos literalmente hecho de niveles de cupcake para Cupcakes de terciopelo rojo de $ 55,000 solía hacer la pregunta, los cupcakes se han convertido en una tendencia alimentaria que simplemente no morirá.

De hecho, son tipo de en todas partes.

Para ayudarte a distinguir lo bueno de lo malo (y el feo), The Daily Meal ha elaborado una lista de las 50 mejores tiendas de cupcakes en Estados Unidos, y el sabor que debes probar en cada una. Clásicos como Magnolia Bakery y Sprinkles no son una sorpresa, pero es posible que descubra que la pequeña tienda familiar a la vuelta de la esquina también se mantiene firme.

Entonces, ¿cómo lo hacemos?

The Daily Meal comenzó con un grupo de casi 100 panaderías y pasteles de todo el país. Cada vendedor de dulces fue juzgado por la presentación, el menú y la proporción de pastel a glaseado. Algunas panaderías recibieron puntos adicionales por características especiales adicionales, cosas que nos hicieron sentarnos un poco más erguidos en nuestras sillas (o más cerca de nuestras pantallas). Después de contar todos los puntos, el lugar con más fue coronado como el hogar del cupcake número uno de The Daily Meal en Estados Unidos.

Primero, seamos honestos, nadie quiere comer algo que no sea bonito, por eso, en nuestro sistema de clasificación, la presentación vale 10 puntos. Estamos buscando productos pulidos en todos los ámbitos, por lo que la atención a los detalles y los cupcakes consistentemente listos para fotos se llevan la palma, er, cupcake.

A continuación, el menú debe lograr un equilibrio para cualquier cliente potencial de cupcakes. ¿Son abrumadoras las opciones? Decepcionante? Es importante adaptarse a una amplia variedad de gustos, por lo que los menús de chocolate no son ideales (no importa cuánto lo aprecie una persona). Y, aunque los sabores creativos no eran necesarios para obtener una puntuación alta, sin duda fueron apreciados.

Finalmente, la siempre importante proporción de torta a glaseado constituye el último tercio de la puntuación general. The Daily Meal realizó una prueba de sabor entre docenas de voluntarios (increíblemente reacios) y determinó la proporción óptima a partir de sus comentarios. Cuanto más se acerque la proporción real de un cupcake a nuestro resultado ideal, más puntos se otorgarán.

Los puntajes de estas tres categorías se sumaron para obtener un puntaje de hasta 30. The Daily Meal atrajo a los contendientes de cupcakes de todos los estados del país, desde Alaska hasta Wyoming, y brindó incluso a la empresa más nueva la misma atención indivisa que los gigantes. de la industria.

No fue fácil, pero pasar hora tras hora babeando sobre cupcakes era un sacrificio que este escritor estaba dispuesto a hacer.

Puede consultar la lista completa de contendientes y sus puntajes en la página siguiente.

Marilyn Es un escritor junior de la sección Eat / Dine de The Daily Meal. Síguela en twitter @Milyn_He.


7 divertidos cupcakes rellenos

Foto de: Matt Armendariz y copy2012, Television Food Network, G.P.

Matt Armendariz, 2012, Television Food Network, G.P.

Llenado para 12 cupcakes (2/3 taza)

En un tazón pequeño, mezcle 4 cucharadas de mantequilla ablandada sin sal, 2 cucharadas de azúcar en polvo y 1/2 cucharadita de extracto de vainilla. Agregue 3/4 de taza de galletas sándwich de chocolate trituradas en trozos grandes (unas 8). Con una bola de melón, saque un poco de cupcake del centro de su cupcake favorito y llénelo con 1 cucharada escasa de la mezcla de galletas, presionando para llenar el agujero. Presione un poco del pastel sobre el agujero, cubra con su glaseado favorito y decore con galletas trituradas adicionales.

Llenado para 12 cupcakes (3/4 taza)

Cocine a fuego lento 2 cucharadas de azúcar granulada y 1 cucharada de agua en una cacerola pequeña a fuego medio-alto hasta que esté ámbar, aproximadamente 4 minutos. Batir en 1/2 taza de leche de coco sin azúcar, 1 cucharada de jarabe de maíz ligero y cocine a fuego lento hasta que espese, aproximadamente 4 minutos. Retire del fuego, agregue 2 cucharadas de mantequilla sin sal, 1/2 cucharadita de vainilla y una pizca de sal. Déjelo enfriar completamente. Doble 1/2 taza de nueces tostadas picadas y coco rallado endulzado y 1/4 taza de chocolate agridulce picado. Con una bola de melón, saque suficiente pastel de su cupcake de chocolate favorito para que quepa 1 cucharada colmada de la mezcla, presionando para llenar el agujero. Decora los cupcakes con ganache de chocolate y coco tostado.

Llenado para 12 cupcakes (2/3 taza)

Derrita 3/4 de taza de crema de menta picada cubierta de chocolate (alrededor de 9 bocadillos) y 1/4 de taza de crema espesa en un tazón grande resistente al calor colocado sobre una olla con agua hirviendo, de modo que el fondo del tazón no toque el agua. Deje enfriar a temperatura ambiente, revolviendo ocasionalmente. Transfiera a una pequeña botella exprimible y exprima en el centro de su cupcake blanco o chocolate favorito. Cubra con glaseado de vainilla y media menta cubierta de chocolate para decorar.

Mantequilla de maní con chocolate

Llenado para 12 cupcakes (3/4 taza)

En un tazón grande resistente al calor, combine 2 onzas de chispas de chocolate semidulce, 1/4 taza de crema espesa, 1/4 taza de mantequilla de maní cremosa y 1 cucharada de jarabe de maíz ligero. Coloque sobre una olla con agua hirviendo, de modo que el fondo del recipiente no toque el agua, y revuelva hasta que se derrita. Dejar enfriar. Transfiera a una manga pastelera con una pequeña punta redonda y presione en el centro de su cupcake blanco o chocolate favorito y exprima el relleno. Cubra con glaseado de chocolate o ganache y decore con caramelos de mantequilla de maní picados, trozos de mantequilla de maní o maní tostado picado.

Llenado para 12 cupcakes (3/4 taza)

Pulse 4 cucharadas de mantequilla blanda sin sal, 1 huevo grande, 3 cucharadas de pasta de almendras, azúcar y harina para pasteles, y 1/2 cucharadita de extracto de almendras en un procesador de alimentos hasta que estén muy suaves. Raspe en una fuente para hornear pequeña y extienda en una capa uniforme. Congele hasta que esté firme, aproximadamente 1 hora. Saque 12 cucharadas soperas ligeramente colmadas y forme bolas. Regrese al congelador hasta que esté firme nuevamente, aproximadamente 30 minutos. Haga la masa para los cupcakes de vainilla Go-To y llene el fondo de cada revestimiento con una cucharada colmada de masa. Coloque 1 bola de frangipane en el centro de cada uno y divida la masa restante entre los forros para cubrir. Hornee hasta que un palillo insertado en el centro salga limpio, de 20 a 22 minutos.

Llenado para 12 cupcakes (1 taza)

Batir 1/4 taza de mantequilla sin sal ablandada y 1/3 taza de azúcar morena clara compacta en un tazón con una batidora eléctrica hasta que esté suave y esponjosa. Batir en 1 cucharada de agua. Agregue 1/2 taza de harina y 1/8 de cucharadita de sal. Incorpora con cuidado 1/2 taza de mini chispas de chocolate. Con una bola de melón, saque un poco de cupcake del centro de su cupcake de chocolate favorito y llénelo con una cucharada redondeada de la mezcla de galletas, presionando para llenar el agujero. Escarcha cada cupcake con una capa fina de crema de mantequilla de vainilla (aproximadamente 1 cucharada) y decora con mini chispas de chocolate adicionales, o mézclalo con el glaseado y la pipa de la bolsa sin la punta.

Llenado para 12 cupcakes (3/4 taza)

Tritura 1 plátano maduro grande. Batir 1/4 taza de cada yogur griego natural y crema espesa y 1 cucharada de azúcar en polvo hasta que se formen picos rígidos, aproximadamente 3 minutos. Incorpore el puré de plátano y transfiera la mezcla a una manga pastelera. Con una bola de melón, saque suficiente pastel de su cupcake blanco o amarillo favorito para que quepa 1 cucharada colmada de la mezcla, presionando para llenar el agujero. Cubra con glaseado de siete minutos y un chip de plátano. Sirva inmediatamente o llene y refrigere hasta que esté listo para servir.


Para las reuniones de otoño, desde el regreso a clases hasta el Día de Acción de Gracias, esta colorida corona es un elegante centro de mesa. Las hojas se crean pintando obleas de caramelo derretidas en hojas de arce, dejándolas endurecer y luego despegando la hoja para revelar una impresionante réplica comestible.

Estos cupcakes de vainilla veganos Y sin gluten requieren un poco de compras (para ingredientes como almidón de papa y polvo de arrurruz), pero una vez que los muerdas, valdrá la pena.

Desde 1995, Epicurious ha sido el mejor recurso alimenticio para el cocinero casero, con consejos de cocina diarios, videos de cocina divertidos y, oh sí, más de 33,000 recetas.

© 2021 Condé Nast. Reservados todos los derechos. El uso de este sitio implica la aceptación de nuestro Acuerdo de usuario y Política de privacidad y Declaración de cookies y Sus derechos de privacidad de California. Epicurioso puede ganar una parte de las ventas de productos que se compran a través de nuestro sitio como parte de nuestras Asociaciones de afiliados con minoristas. El material de este sitio no puede ser reproducido, distribuido, transmitido, almacenado en caché o utilizado de otra manera, excepto con el permiso previo por escrito de Condé Nast. Opciones de anuncios


Cupcakes de vainilla americana perfectos

¡Estos cupcakes de vainilla americanos originales son los mejores! Muchos lectores han horneado estos cupcakes y es una de las recetas más populares de Living on Cookies.

Todo el mundo necesita esa receta básica para los cupcakes de vainilla. Tiene que ser sencillo y los cupcakes tienen que salir Perfecto. Todos. Tiempo. Esta es mi receta probada y verdadera. Los cupcakes son ligeros, húmedos y esponjosos con una delicada dulzura de vainilla que es perfecta.

Si te suscribes a mi newsletter, recibirás un cuadernillo de recetas con mi receta básica de cupcakes que puedes usar para hacer 7 sabores diferentes, ¡además de más ideas y recetas para glaseados! Estas recetas están disponibles exclusivamente para los suscriptores del boletín (solo en alemán). REGÍSTRESE AQUÍ para obtener su folleto de recetas gratis.

¿Sabías que es fácil hacer extracto de vainilla y pegarlo tú mismo? Aquí hay una publicación sobre cómo hacer extracto de vainilla.

Como alternativa al extracto de vainilla, puede usar azúcar de vainilla (si vive en Austria, por ejemplo), pasta de vainilla o vainas de vainilla reales. Para usar vainas de vainilla, corte la vaina de vainilla a lo largo con un cuchillo afilado y raspe las semillas. El uso de semillas de vainilla reales tiene el beneficio adicional de ver las pequeñas semillas negras en los cupcakes.

Puede disfrutar de estos sencillos cupcakes de vainilla tal como son, simplemente deliciosos, o puede adornarlos, ya sea para un postre elegante o para una fiesta de cumpleaños infantil.

Cubrí los cupcakes en las fotos con remolinos de glaseado de queso crema, que es realmente mi glaseado favorito. El glaseado de chocolate o la crema de mantequilla también serían increíbles, junto con el coco, el caramelo, la mantequilla de maní, la crema de vainilla o la crema de fresa.

Estos cupcakes están hechos desde cero con ingredientes pasados ​​de moda como mantequilla, leche y huevos. Con esta sencilla receta, ya no es necesario utilizar mezclas en caja que contengan aditivos químicos.


Los 10 sabores de cupcakes más populares y por qué

Es bastante seguro asumir que si estás leyendo este artículo, eres fanático de los cupcakes, y es un buen momento para serlo. En los últimos años, estas delicias versátiles y sabrosas han pasado de ser dulces económicos y fáciles de preparar que se regalan en fiestas infantiles a postres de moda que disfrutan los hipsters de todo el mundo.

Hoy en día, los cupcakes pequeños son un gran problema. Si bien muchos restaurantes y locales de restauración se han visto obligados a cerrar sus puertas debido a la reciente recesión económica, el negocio de las tiendas de magdalenas especializadas está en auge [fuente: Tulsa World]. La razón del reciente aumento de popularidad de los cupcakes es simple: son relativamente económicos y otorgan a las personas algunos bocados de indulgencia, incluso cuando el dinero es escaso.

En este artículo, lo guiaremos a través de los 10 sabores de cupcakes más populares y explicaremos las razones detrás de su atractivo. Cuando haya terminado con la lista, sabrá cómo hacer pedidos como un profesional en las boutiques de cupcakes más populares.

Haga clic en la página siguiente para saber por qué los cupcakes de vainilla son todo menos insípidos.

A pesar de lo dócil que pueda pensar que es la vainilla, el sabor tiene orígenes exóticos. La vainilla proviene de plantas que crecen en áreas tropicales, y cosechar la preciada vaina de vainilla no es tarea fácil. Después de un proceso largo y complicado, el resultado final es el inmensamente popular extracto de vainilla.

Lo más probable es que hayas comido un cupcake de vainilla en un momento u otro. Como probablemente ya sepa, la vainilla es uno de los sabores más comunes que se encuentran en los dulces, pasteles y varios dulces. De hecho, al igual que el chocolate, el sabor de la vainilla tipifica postres dulces y dulces para muchos de nosotros, por lo que no es sorprendente que estos cupcakes sean tan populares y fáciles de encontrar.

Los cupcakes de vainilla generalmente consisten en un pastel dulce de color blanco o amarillo con una capa gruesa de glaseado blanco cremoso. Se alinean en los estantes de las panaderías y supermercados locales y es casi seguro que aparecerán en el menú de cualquier tienda de magdalenas especializadas que visite; incluso puede comprar una en Starbucks. Algunos dicen que la magdalena es una tendencia fugaz, pero independientemente, el sabor a vainilla llegó para quedarse.

Los indígenas norteamericanos han cultivado calabazas durante aproximadamente 5.000 años [fuente: History Channel]. Pero, ¿cuánto tiempo llevan comiendo cupcakes de calabaza?

Los alimentos con sabor a calabaza son extremadamente populares durante los meses de otoño e invierno. El agradable sabor de estas grandes frutas de naranja aparece en todo, desde el pastel hasta la cerveza, por lo que no debería sorprender que los cupcakes de calabaza estén de moda antes de Halloween y durante las vacaciones. Aunque normalmente están disponibles solo unos meses al año, los cupcakes de calabaza son extremadamente populares. No es raro encontrarlos en fiestas, supermercados, panaderías o incluso en los menús de postres de los restaurantes.

Cuando se siente a devorar una de estas sabrosas delicias, puede contar con una base de pastel de calabaza, pero la elección del aderezo depende del panadero. Puede encontrar un glaseado azucarado tradicional que puede o no tener sabor a calabaza, o el pastel simplemente puede estar glaseado. El queso crema es un aderezo muy popular y común. Para cuando llegue la cena de Navidad, si todos están cansados ​​de la tarta de calabaza, elija una docena de magdalenas de calabaza y sírvalas de postre.

Hay algo reconfortante y nostálgico en una hogaza de pan de plátano humeante. Los cupcakes de plátano saben mucho a pan de plátano, solo que probablemente no comerás uno para el desayuno. Estos postres sorprendentemente populares son más comunes de lo que piensas y, al igual que sus primos con sabor a calabaza, combinan bien con una variedad de coberturas y glaseados.

Cualquiera que haya probado un banana split sabe lo versátiles que pueden ser estas frutas amarillas blandas, por lo que cuando son el sabor estrella en un cupcake, las posibilidades son casi infinitas. El glaseado de plátano siempre es una buena opción, al igual que el glaseado de fresa, frambuesa o cualquier otro glaseado con sabor a bayas. Por supuesto, casi cualquier tipo de glaseado de chocolate es delicioso para cubrir estos pequeños pasteles amarillos, pero si está de humor para algo realmente diferente, intente agregar una cucharada de crema batida. ¡Es simple y delicioso!

Los cupcakes con sabor a café pueden parecer extraños para algunas personas, pero tienen mucho sentido cuando lo piensas. Después de todo, hay pastel de café (aunque generalmente sin glaseado), helado, dulces, incluso el tiramisú tiene un sabor distintivo a café. El café dio el salto de una bebida estimulante por la mañana a un postre básico popular hace mucho tiempo, así que no se sorprenda si ve cupcakes de café compartiendo espacio en los estantes con sus contrapartes de chocolate y vainilla en su supermercado local o panadería.

El café ocupa un lugar destacado en los postres porque combina bien con casi cualquier cosa que tenga un sabor dulce. Por lo tanto, existe una gran cantidad de posibles opciones de glaseado para cupcakes de café. Chocolate, vainilla, caramelo, almendra, frambuesa: en realidad, cualquier sabor que pueda acompañar a una taza de café es un posible contendiente para la parte de pastel o glaseado de su cupcake. Incluso si toma su taza de café descafeinado, no tiene nada que temer que los granos descafeinados se puedan sustituir fácilmente en cualquier receta de magdalenas de café.

Seamos realistas, casi todo el mundo ama el chocolate. Y no es de extrañar, muchos de los compuestos contenidos en el chocolate hacen que los receptores en el cerebro induzcan químicamente sentimientos de placer (lea más sobre esto en ¿Puede el chocolate darme un subidón feliz?). El chocolate es consumido por personas de todo el mundo, y para muchos de nosotros, los postres y las golosinas son sinónimos de sabor.

Quizás la razón principal por la que los cupcakes de chocolate son tan populares es porque usan una combinación ganadora: chocolate con chocolate. Sin embargo, el hecho de que los cupcakes de chocolate tengan pastel de chocolate y glaseado no significa que sean todos iguales. Un rico pastel de chocolate negro untado con un cremoso glaseado de chocolate blanco difiere significativamente de un pastel de chocolate con leche cubierto con ganache de chocolate. Todo es chocolate, así que sabes que va a estar bueno, pero no todos saben igual.

Morder un cupcake de limón no es como hundir los dientes en un limón real. Aunque habrá un poco de acidez con el cupcake, cuya cantidad está determinada por la receta, la sensación predominante debe ser dulce. De hecho, eso es lo que hace que esta variedad sea tan popular. Las personas a las que les gusta un poco agrio con su dulce han encontrado una respuesta a su dilema de postres después de años de dejar de lado los cupcakes de chocolate y terciopelo rojo. Los cupcakes de limón realmente han ganado popularidad en los últimos años, y sería difícil entrar en una tienda especializada en cupcakes y no encontrar una.

Los cupcakes de limón generalmente consisten en un pastel amarillo con sabor a limón con un glaseado amarillo dulce pero ligeramente picante. Si la combinación de pastel de limón y glaseado de limón es demasiado agria para su gusto, pida un cupcake sin glasear con solo una ligera capa de azúcar en polvo para obtener una dosis sutil de dulzura extra.

Cuando piensas en mantequilla de maní, los cupcakes probablemente no son lo primero que te viene a la mente. Sin embargo, los cupcakes de mantequilla de maní se han vuelto bastante populares en los últimos años y, como muchos de los otros pasteles que aparecen en este artículo, no son demasiado dulces, lo que los hace extremadamente versátiles y agradables.

Dado que está comenzando con un pastel de nuez y ligeramente sabroso, podría aprovecharlo cubriéndolo con glaseado de mantequilla de maní. Para llevar la decadencia a un nivel superior, agregue chocolate. Si tiene ganas de optar por algo más único, intente mezclar un poco de glaseado de plátano o miel para obtener una delicia inusual. O, si solo está buscando endulzar un antiguo favorito de la infancia, intente renunciar al glaseado por completo y simplemente agregue algunas cucharadas de gelatina de uva en la parte superior del cupcake: ¡es como un almuerzo en bolsas y un postre moderno en uno!

Las zanahorias han sido un ingrediente principal en las tortas dulces europeas desde la Edad Media. La razón de esto es simple: las zanahorias tienen más azúcar que cualquier otra verdura [fuente: Davidson]. Incluso si tiene aversión a las zanahorias, probablemente le seguirán gustando los cupcakes de pastel de zanahoria. Son como pasteles de zanahoria normales, solo que más pequeños. Estas golosinas dulces de naranja y blanco consisten en un pastel de zanahoria en miniatura con un glaseado a base de queso crema. Si no tiene glaseado (o no le gusta el queso crema), también puede comerlos solos.

Los cupcakes de pastel de zanahoria personifican la razón por la que los cupcakes se han vuelto tan elegantes recientemente, ya que ofrecen un sabor de indulgencia sin la tentación de un pastel completo. Puede encontrar cupcakes de pastel de zanahoria en la mayoría de las tiendas especializadas en cupcakes y en muchas panaderías y supermercados.

Al igual que las magdalenas de pastel de zanahoria, las magdalenas de terciopelo rojo son grandes delicias en forma de miniatura. En lugar de pedir un pastel de terciopelo rojo completo, ¿por qué no elegir un pastelito de terciopelo rojo con porciones controladas, que puede comer en aproximadamente cinco o seis bocados grandes? Esta variedad es moderadamente decadente y más fácil para la billetera y la cintura que un pastel de tamaño completo, un hecho que ha ayudado a que los cupcakes de terciopelo rojo se conviertan virtualmente en sinónimo del movimiento moderno de los cupcakes. Es un sabor moderno y adulto en forma infantil que atrae a los amantes de los dulces de todas las edades. De hecho, los cupcakes red velvet a menudo superan en ventas a todos los demás sabores, incluidos los favoritos tradicionales como el chocolate y la vainilla, en algunas tiendas especializadas en cupcakes [fuente: cupcake].

Aparte del tamaño, los cupcakes de terciopelo rojo realmente no difieren de sus hermanos a gran escala. Los pequeños pasteles rojos son más pequeños, pero por lo demás idénticos, a los pasteles de terciopelo rojo a gran escala, y están cubiertos con el mismo glaseado a base de queso crema.

Olvídese de las modas pasajeras: los cupcakes de chocolate y vainilla son atemporales. Estos deliciosos postres combinan los dos sabores dulces más esenciales en una mezcla inmejorable que siempre está de moda. Puede encontrar cupcakes de chocolate y vainilla en todas partes, desde las tiendas de cupcakes más modernas hasta las cafeterías de la escuela primaria.

Los cupcakes de chocolate y vainilla pueden tener solo dos sabores, pero tienen innumerables variaciones. Un pastel de vainilla ligero con glaseado de chocolate negro proporciona un sabor completamente diferente al de un pastel de chocolate con leche untado con un glaseado cremoso de vainilla.

No puede equivocarse con estos dos sabores clásicos, independientemente de si está mezclando un lote directamente de una caja o está a punto de devorar una delicia cuidadosamente elaborada hecha con los mejores ingredientes.


10 postres más populares en Estados Unidos

Los seres humanos siempre han deseado las cosas dulces. Al principio, todo era bayas y miel, pero con la introducción del azúcar refinado nació el postre. El nombre postre proviene de la palabra francesa & quotdesservir & quot, que significa & quot; despejar & quot; en este caso, la mesa. Dependiendo de dónde se encuentre en el mundo, obtendrá una amplia variedad de golosinas después de las comidas. En China, puede contener frijoles rojos o dátiles. En México, el flan tipo natillas podría estar en el menú.

En los Estados Unidos, cuanto más dulce sea el postre, mejor. Es posible que no hayamos inventado todos (o incluso la mayoría) de los postres por los que somos conocidos, pero ciertamente hemos dado nuestro propio giro a una amplia variedad de clásicos extranjeros, tanto que algunos de los postres más populares se han convertido en sinónimo de Estados Unidos. Solo las palabras & quot; pastel de manzana & quot evocan visiones de cercas blancas y béisbol. Así que únase a nosotros para un recorrido relajado de los postres más populares que Estados Unidos tiene para ofrecer.

Lea la página siguiente para conocer el postre más cursi de Estados Unidos.

Las recetas varían, pero el ingrediente clave de este postre es, como era de esperar, el queso. Los quesos más comunes en la versión moderna de la tarta de queso son el queso crema, el requesón, la ricota y el Neufchatel. La versión de Nueva York que se ha vuelto tan famosa usa queso crema junto con huevos, crema, azúcar y generalmente una corteza de galleta Graham. Si bien hay un número aparentemente ilimitado de variaciones de este clásico, el pastel de queso al estilo de Nueva York se sirve sin otros ingredientes ni aderezos. Otros tipos de tarta de queso están cubiertos o contienen frutas, galletas, mantequilla de maní y casi cualquier otro ingrediente decadente que se te ocurra.

Las personas que buscan un postre, pero que desean evitar la tentación de un pastel completo, no necesitan buscar más allá de su tienda de magdalenas local. Un establecimiento así no debería ser muy difícil de encontrar, ya que su popularidad ha explotado en los últimos años, gracias a la historia de amor de Estados Unidos con el postre de tamaño individual.

Generalmente, estos lugares cuentan con una mezcla heterogénea de sabores de cupcakes. Puede esperar encontrar de todo, desde vainilla o chocolate tradicional hasta las variedades más exóticas de café, limón o mantequilla de maní. Los rellenos de gelatina o crema son una excelente manera de agregar un toque extra a su postre, así como algunas calorías adicionales, aunque hacer cupcakes especiales en casa requiere un poco de práctica. Afortunadamente, muchas recetas de magdalenas se pueden preparar fácilmente en su propia cocina usando un simple molde para muffins completo con revestimientos de papel decorativos.

La locura actual de los cupcakes comenzó cuando Sarah Jessica Parker se comió uno horneado por Magnolia Bakery de Nueva York en & quotSex and the City & quot.

Siempre hay espacio para gelatina. Al menos eso es lo que dice el famoso lema publicitario del postre. Jell-O es en realidad una marca, pero se ha convertido en sinónimo de cualquier tipo de postre de gelatina. Se llama & quot; El postre más famoso de Estados Unidos & quot; y hay un atractivo innegablemente divertido en el jiggling. Es fácil de hacer y prácticamente no se requiere limpieza. Todo lo que tiene que hacer es agregar agua hirviendo a la mezcla en polvo y enfriar durante unas horas. No es de extrañar que sea tan popular entre las mamás de todo el país.

Esto es algo que probablemente mamá nunca te dijo: la gelatina es una versión procesada del colágeno, una proteína natural que se encuentra en los tendones, ligamentos y tejidos de los mamíferos. Se elabora hirviendo los tejidos conectivos, los huesos y la piel de los animales. Para la gelatina, generalmente proviene de vacas y huesos y pezuñas de cerdo. Tome esa gelatina en polvo, agregue un poco de edulcorante artificial y colorante para alimentos, y tendrá un postre muy popular. Marque uno para el negocio de la publicidad.

Ah, pastel de zanahoria. No solo es cremoso y delicioso a partes iguales, sino que también es posiblemente el mejor postre para elegir cuando quiere engañarse pensando que está siendo saludable. Las zanahorias son buenas para ti, así que el pastel de zanahoria no puede ser tan malo, ¿verdad? Bueno, no tanto.

Hecho popular en los EE. UU. A mediados del siglo XX, el pastel de zanahoria es una deliciosa mezcla de pastel dulce y picante completado con glaseado de queso crema (hecho de queso crema, mantequilla, azúcar en polvo y extracto de vainilla). Como muchos otros postres, el bizcocho de zanahoria se puede preparar con una receta tradicional o aderezarlo con extras como nueces de macadamia, piña y coco.

Por supuesto, si la grasa y las calorías son una preocupación, el pastel de zanahoria se puede aligerar fácilmente haciendo algunos ajustes simples, como reducir la cantidad de azúcar y aceite, mientras se agrega piña triturada para preservar la humedad. Aún así, no importa lo que hagas, llamar al pastel de zanahoria un postre saludable será una exageración, pero siempre será sabroso.

El naranja es el color en el que la mayoría de nosotros pensamos cuando consideramos las zanahorias, pero también vienen en variedades amarillas, moradas, blancas y rojas.

Nada dice América como el béisbol, los perros calientes y el pastel de manzana. Pero el pastel de manzana no nació en Estados Unidos.

Los pasteles o tartas de manzana se remontan a Europa en el siglo XIV. Las primeras recetas de tarta de manzana datan de 1390 y usaban miel en lugar del azúcar que se usa poco. En la década de 1700, el pastel se hizo muy popular en el Reino Unido y se llevó a las nuevas colonias estadounidenses. El pastel de manzana se encontraba regularmente en los libros de cocina estadounidenses en el siglo XVIII, pero la famosa versión ala mode, cubierta con helado de vainilla, no se puso de moda hasta el siglo XIX en Nueva York.

Debido a las connotaciones & quot; blanco, azul & quot ;, puede encontrar pastel de manzana en las mesas de picnic en todo el país cada 4 de julio cuando los estadounidenses celebran su independencia de Inglaterra. Las dos versiones más populares del postre son la variedad tradicional de corteza escamosa y la tarta de manzana holandesa o de miga. La mayoría de la gente lo prefiere fresco y tibio del horno, pero los pasteles de manzana congelados también se venden mucho, solo pregúntele a Sara Lee.

El lugar de nacimiento del helado no es seguro, pero los historiadores de la comida generalmente lo atribuyen a los chinos y a los helados de sabores que disfrutaban desde 3000 a. C. Se cree que Marco Polo es el hombre responsable de llevar la idea a Italia, donde nació en el siglo XVII el helado moderno que disfrutamos hoy. Se cree que la primera receta de helado en los Estados Unidos es del libro de cocina de 1792 "El nuevo arte de la cocina, según la práctica actual".

La invención de la máquina de hacer helados de manivela en 1843 permitió a las personas hacerla ellos mismos, y el helado casero sigue siendo un postre popular para las familias estadounidenses de hoy.

Muchos sabores han ido y venido a lo largo de los años, pero ninguno sacudió el mundo de los helados como Cookies N 'Cream en 1983 y Chocolate Chip Cookie Dough en 1991. Ambos sabores rápidamente se ubicaron entre los 10 favoritos y han estado allí. ya que. ¡Por supuesto, hay muchos otros sabores más únicos para aquellos con paletas de aventuras!

Servidos calientes o a temperatura ambiente, hechos desde cero o de una mezcla, los brownies son posiblemente uno de los postres más versátiles que existen, siempre que disfrutes de una dosis significativa de chocolate. Algunos conocedores del brownie prefieren que sus creaciones sean más parecidas a un pastel, mientras que otros disfrutan de una consistencia más dulce y húmeda. En general, la cantidad de huevos y grasa (que se encuentran en la mantequilla o el aceite de cocina) que se usan en la receta influye en la participación de sus brownies, así como por cuánto tiempo los hornea.

Los brownies también se pueden hacer a medida para adaptarse a sus papilas gustativas. La variedad de chocolate tradicional es una opción clásica y agradable, pero algunos aspirantes a chef prefieren incluir otros ingredientes para agregar un toque extra a la mezcla. Por ejemplo, el queso crema, la mantequilla de maní o las chispas de chocolate, el café, el chocolate blanco y el glaseado son complementos populares. Aquellos con gustos verdaderamente exóticos podrían incluso optar por experimentar con especias, sal, pimienta o incluso hierbas secas.

Para los amantes de las galletas, rara vez hay una receta más querida que la clásica variedad de chispas de chocolate. La mezcla de galleta y esos deliciosos bocados de chocolate semidulce es indescriptiblemente buena. Servidas recién salidas del horno o completamente enfriadas, las galletas con chispas de chocolate son una delicia que es lo suficientemente dulce sin exagerar en términos de riqueza. Si disfruta de un poco más de textura y contraste, simplemente sirva sus galletas con una bola o dos de helado de vainilla, o intente cubrir sus creaciones con glaseado de chocolate.

Muchos panaderos se entregan a la masa cruda para galletas durante el proceso de cocción. Desafortunadamente, es un caldo de cultivo principal para las enfermedades transmitidas por los alimentos como la salmonela y la E. coli, por lo que es mejor ceñirse a las galletas horneadas y renunciar a la masa.

Se cree que la primera tarta de chocolate se horneó en 1674 como vehículo para disfrutar del chocolate, un nuevo manjar de la época. Si bien es extremadamente popular en los Estados Unidos gracias a su inclusión en las fiestas de cumpleaños, también se considera el pastel más querido en todo el mundo.

Cuando la mayoría de la gente escucha las palabras pastel de chocolate alemán, suceden dos cosas: se les hace la boca agua y agradecen a Alemania por su contribución al carrito de postres. Lo que quizás mucha gente no sepa es que el pastel de chocolate alemán no tiene nada que ver con el país europeo. Su nombre proviene del inventor de la receta, un tejano llamado Sam German. Él inventó el famoso postre a fines del siglo XIX, pero su popularidad no explotó hasta la década de 1950.

El único problema con el dulce de azúcar es que es casi imposible comer solo un cuadrado o dos. En el mundo del dulce de azúcar, hay un sabor para todos. Los tradicionalistas pueden quedarse con las versiones de chocolate blanco, con leche o negro, mientras que los entusiastas de las nueces pueden optar por elegir una receta que incorpore nueces o nueces de macadamia para un toque más crujiente.

La mejor parte de esta golosina es que es sorprendentemente fácil de preparar, incluso para los niños. Además, el dulce de azúcar es un excelente regalo para cualquier ocasión. Si nunca ha tenido el placer de probar un dulce de azúcar casero, pruébelo para que siempre entienda por qué este rico dulce ha cautivado a los amantes de los postres estadounidenses durante más de 100 años.

Según la leyenda, el dulce de azúcar es el bienvenido subproducto de un lote de caramelo que salió mal. Aparentemente, dicho caramelo no se removió adecuadamente, lo que provocó que la masa se espesara y tuviera una consistencia más parecida al dulce de azúcar.


Las 50 mejores panaderías de Estados Unidos

¿Las palabras "recién horneado" te ponen la piel de gallina? ¿La cena no es simplemente una cena sin una galleta al final? ¿Toma el largo camino a casa para recoger una dona secreta después del trabajo? Sí, eso pensamos. Les pedimos a nuestros amigos de Yelp que nos ayudaran a encontrar las 50 mejores panaderías de todo el país. Porque no importa en qué estado te encuentres, debes saber dónde puedes conseguir focaccia de primera.


Los 50 mejores cupcakes en Estados Unidos - Recetas

Estás viendo nuestra sección de recetas. Navegue al resto del sitio web desde aquí o seleccione en el menú superior para seguir buscando recetas.

Sudamerica: . Birmania / recetas de magdalenas de Birmania & # 160 & # 160 & # 160 & # 160

 -1- 

No se puede garantizar que las recetas mostradas coincidan con todos sus parámetros de búsqueda. Habrá algunos errores en nuestra base de datos, errores ocasionales en el texto de la receta (en el sitio web externo) a la que realmente enlazamos y diferencias de opinión sobre qué ingredientes deberíamos excluir en nuestros grupos de alérgenos (ver aquí). Debe verificar personalmente cualquier receta con sus requisitos, en particular los requisitos dietéticos.


La psicología de los cupcakes


Se necesitaron 355 cupcakes para hacer esta bandera estadounidense. Ninguno se desperdició. (Deb Lindsey / PARA EL WASHINGTON POST)

As the Modern Cupcake Moment swirls into its second decade, America just might have to admit that what we’re dealing with — 669.4 million sold from October 2010 to October 2011, according to the market research firm NPD — is not a fad. It’s an enduring love affair.

“Cupcake culture has been iconic in the U.S. for 100 years,” says Steve Abrams, co-owner of New York’s Magnolia Bakery. American recipes for cake baked in small cups and the term “cup cake” cropped up earlier, in the late 18th and early 19th centuries. “There is no cupcake craze.”

He ought to know. Cupcakes represent half of his company’s $20 million in annual sales, which surged following the bakery’s 2000 cameo appearance in HBO’s “Sex and the City.”

Among portable, single-serving desserts, cupcakes stand out for their red-carpet glamour and infinite flavor combinations. Since the Food section’s Cupcake Wars in 2008, at least 30 cupcake shops and six cupcake trucks have sprung up around Washington.

The more the merrier, says Adnan Hamidi, owner of Alexandria Cupcake in Old Town: “It really helps out to know that there are more bakeries opening up. It shows the strength of the industry. As long as no one’s opening next door to me, I welcome the competition.”

One food trendspotter attributes cupcakes’ retail ascent to a convergence of factors.

“If you look back at the modern arrival of the cupcake, it happened to coincide with and was the motivator for the niche, specialty bakery that evidently was ripe to come,” says Kara Nielsen of the Center for Culinary Development in San Francisco.

At the same time cupcake-only bakeries started to multiply in the mid to late 2000s, food blogs, review sites and user-generated content took off on the Web. People who could suddenly self-publish their opinions needed something to talk about, and the cupcake proved noteworthy, she says.

As household budgets tightened during the down economy of the past four years, cupcakes ­became an affordable luxury, a means to relieve the angst of repressing big-ticket desires.

“People are tired of constantly worrying about what they’re spending,” says economic analyst Domenick Celentano, who writes about the food business on About.com. “With a cupcake, recession-weary consumers can treat themselves.”

Taking ownership of a gourmet cupcake is a qualitatively different transaction from buying a candy bar at a drug store, says Chris Carbone.

He studies consumer trends for the market research firm ­Innovaro and says cupcakes ­appeal to post-modernists who value creativity, authenticity, aesthetic design, personalization and locally sourced goods.

Because these consumers ­possess a “desire for experiences rather than just more stuff,” they’re in the market for more than a sugar rush. Patronizing a boutique cupcakery “has a high experiential component and connects [consumers] with a larger narrative,” he says.

Washington is among the more than 60 global cities to host a Cupcake Camp, an informal, predominantly female gathering and competition with professional and amateur bakers and dozens of consumers to taste and judge.

The city’s second annual event took place in September at Local 16 along the U Street corridor. Between bites of peanut butter, salted caramel, chocolate raspberry and red velvet cupcakes, participant Helena Rusak of Washington reflected on her visit to the juggernaut that is Georgetown Cupcake.

Lured to the tourist attraction, Rusak said her motives were vaguely voyeuristic.

“I went in and I really don’t know why,” she says. “I took pictures of people getting their cupcakes. I saw pink boxes. It’s really not my style. I guess I just wanted to be part of it and see what other people’s fascination was.”

“Cupcakes have become totally mainstream,” says trendologist Nielsen. “The novelty has worn off and they’ve become part of the landscape.”

But their appeal goes much, much deeper. Cupcakes R us.

It’s the day before Thanksgiving 2011, and the faithful are congregating at the original Sprinkles in Beverly Hills, Calif., the cupcake boutique that has grown from this one shop in 2005 to nine stores nationwide.

Three teenage boys saunter by with cupcakes in hand, one of them bouncing a basketball at the same time.

Tourists take pictures to pass the time while standing in a line that’s 20 deep. Two women who aren’t in line peer in the window just to see what it looks like inside.

The younger of the two ­implores the other to try the cupcakes: They’re so good and the line moves fast, she says.

“Everyone has come here for a hug,” says Los Angeles psychiatrist Carole Lieberman. “People are lining up not just because the cupcakes taste good. A lot of things taste good. They’re looking for that same feeling inside. They’re all hungry for hugs.”

Customer Dina Berg Blazek gleefully bought a dozen on Thanksgiving eve. The event planner visiting from North Carolina became a Sprinkles devotee when an acquaintance brought them back East.

“I just love Sprinkles,” Blazek says. “I love how they’re presented. They’re adorable and wonderful, just the best ever.”

Cupcake bashers are just as passionate. Baltimore celebrity baker Duff Goldman shot at cupcakes with a rifle on his Food Network show, “Ace of Cakes.” In 2009, the Guardian newspaper cast them as the “favourite greedy treat of the me-generation.”

“Cupcakes are indicative of where this country is with our desire to self-soothe through food,” says Brad Lamm, a New York author and registered interventionist who appears on “The Dr. Oz Show.”

“People tell themselves, ‘One won’t hurt me’ because [cupcakes] are so small, dainty and delicious,” Lamm says. “Our ­desire for more and for self-soothing is out of control.”

Yet that professional theory has not affected his cupcake ardor or intake.

“I’m not against cupcakes. I’m against the way we’re feeding ourselves now,” says Lamm, who adds that “if you’re not overweight, having one every day or three a week is no big deal.”

Chicago psychoanalyst Mark Smaller cannot resist the magnetic pull of a cupcake food truck.

“I was so intrigued by it that during the summer I’d hang around and wait for the truck to arrive,” he says, likening it to memories stirred by ice cream-truck bells.

“A good childhood experience is going to be relived over and over again as an adult,” says Smaller. “The experience of walking over to a truck might evoke, consciously or unconsciously, a very positive experience of feeling connected to one’s parents and feeling special in one’s parents’ eyes.”

The parent-child connection looms large in “DC Cupcakes,” the Learning Channel reality show about the owners of Georgetown Cupcake.

Its worldwide fans delight as 30-something sisters Sophie Kallinis LaMontagne and Katherine Kallinis bake, fight, pout, compete and fantasize about their next creations. Their mother, a.k.a. Mommy, makes regular appearances, and the sisters often refer lovingly to sentimental memories of baking with their grandmother.

Now in its second season, “DC Cupcakes” strikes a chord because the sisters are “living everybody’s dream,” says executive producer Terence Noonan. “They gave up their day jobs to open a shop with sweets where people come and feel happy.”

Noonan theorizes that reality programs based around family are appealing because “they show what everyone’s kitchen table is like. You see yourself and your own family dysfunction on-screen, and people can really connect to that.”

Psychotherapist Paul Hokemeyer, another “Dr. Oz”-sanctioned expert, takes a different view of the cupcake-centric human connection.

“The popularity of cupcakes directly tracks the rise in cultural narcissism that has resulted from the Internet’s impact on our individual and cultural psyche,” he says. “Through our over-reliance on the Internet, we’ve become a culture of emotionally disconnected individuals who live in socially isolated cyber-fantasy worlds. The fantasy worlds we create for ourselves on the Internet are an equivalent of the modern myth of Narcissus where we spend hours in an isolated aggrandizement of self.”

Cupcakes represent the mythical pool into which Narcissus fell and drowned, Hokemeyer says.

“Through cupcakes, seemingly innocent little ‘treats,’ we can project fantasies of who and what we desire to be. Instead of connecting us to others, however, cupcakes keep us separate and add to our sense of isolation.

“In addition, cupcakes evidence the narcissism born of the Internet by feeding us in shallow and un-nutritious ways. Similar to the way we cruise the Internet looking for bite-size and delicious bits of information, cupcakes enable us to cruise the sugary world of self-indulgence.”

San Francisco psychotherapist Brooke Miller says cupcakes represent a perfectly proportioned sense of self.

“With so much stimulation and expectation — material wealth, keeping up with the Joneses, Hollywood and our own parents’ expectations of us — many people turn to food . . . to manage the emotion that comes up with living a life they assume is under par.

“In an interesting and delicious way, cupcakes are a sweet example of what it looks like to be good enough exactly the way you are. They keep us ‘boundaried’ and feeling contained, like we don’t need to do, eat or prove anything more than what is unwrapped in this little wrapper of joy and sugar.”

Self-realization through cupcakes can take many forms. In the event of an identity crisis, one can consult “Cupcakes for Every Personality,” a guide created for the Georgetown Cupcake sisters’ 2010 appearance on “Oprah.”

Serious souls are vanilla. The adventurous are peanut butter fudge. Spunky types are lemon berry.

Practical folk are carrot. You creatives are pumpkin spice.

Nonsense? More than one commentator has quipped, “Sometimes a cupcake is just a cupcake.” It has a nice ring to it.

Then again, so does the cash register.

Consumers are seduced. As Georgetown Cupcake’s Katherine Kallinis says, “This is what love looks like in a baked good.”




Receta de cupcakes auto rellenos de Southern Crockpot | ifood.tv
huevos, sal, queso crema, azúcar, mezcla para pasteles, chocolate
PREPARACIÓN 1. En una cacerola mediana, caliente la mantequilla y agregue la cebolla, el pimiento verde y el jalapeño y revuelva. 2. Ponga el caldo de pollo con champiñones y el arroz en la sartén.
PREPARACIÓN 1. En una cacerola mediana, caliente la mantequilla.